Construido en Escocia el primer parque eólico flotante del mundo.

El parque consta de cinco turbinas eólicas de 253 metros de alto (78 metros de los cuales sobresalen de la superficie del agua).

Se conoce como el proyecto Hywind y los defensores de las energías renovables esperan que sirva como modelo para que otras regiones sean capaces de poner en marcha tecnologías similares.

Las enormes turbinas fueron ensambladas en Noruega por la empresa petrolera noruega Statoil y se transportaron por mar a unos 1.600 kilómetros al sur hasta Escocia. Statoil se asoció con la empresa de Emiratos Árabes Unidos, Masdar, para crear estas gigantescas estructuras. Tres anclas de succión, de 16 metros de alto y 5 metros de diámetro, fijan cada turbina al lecho marino. Las 111 toneladas de peso de cada ancla aseguran que las turbinas permanezcan erguidas.

Las turbinas eólicas llevan construyéndose en agua desde la década de 1990, pero solo pueden ser fijadas al suelo en profundidades de aproximadamente 60 metros. Sin embargo, las turbinas flotantes de Escocia están ancladas a 77,7 metros y pueden ser aparejadas a profundidades de más de 790 metros.

Una vez se encuentren en posición vertical y en funcionamiento, unos cables conectan las turbinas a la red eléctrica de la ciudad. Según Statoil, las turbinas son capaces de proporcionar energía a 20.000 hogares.

«Flota, pero es bastante estable cuando está en pie», afirmó Elin Isaksen, representante de Statoil.

Explicó que el concepto de la turbina flotante fue elaborado por ingenieros de la energía en 2001. En 2009 se creó un único prototipo y para 2015, el gobierno escocés aportó financiación oficial para que Statoil empezara a trabajar en las cinco turbinas eólicas que ahora se encuentran en el mar del Norte.

Cada turbina es capaz de aportar 6 megavatios de energía a la red, lo que significa que el proyecto puede generar 30 megavatios en total. Cuando no se utiliza, toda esta energía se almacena en baterías de litio, con una capacidad superior a la de más de dos millones de iPhones.

¿Es este el futuro de la energía eólica?

A diferencia de las turbinas eólicas instaladas en tierra, las turbinas flotantes no necesitan ser adaptadas al terreno sobre el que se erigen. Esto significa que son capaces de ser producidas en masa, lo que reduce los costes de producción.

Sin embargo, dichos costes siguen siendo elevados.

La instalación de cinco turbinas en Escocia ha costado 200 millones de libras(cerca de 223 millones de euros). Para lograrlo, Statoil ha dependido en gran medida de las subvenciones del gobierno escocés.

Reino Unido tiene una Directiva de energías renovables que indica que el 30 por ciento de la electricidad del país deberá proceder de fuentes renovables para el año 2020. Según un informe del gobierno escocés, más de la mitad de la electricidad de la región ya se obtiene a partir de fuentes renovables.

Isaksen dijo que las cinco turbinas de Escocia son un proyecto piloto del que la empresa espera aprender para mejorar la eficiencia. Incluso se están diseñando turbinas más grandes, capaces de generar hasta 12 megavatios, según ella. La turbina eólica más grande del mundo en la actualidad sólo puede generar 9,5 megavatios de energía. Sin embargo, tanto tamaño como eficiencia han ido aumentando rápidamente en los últimos años.

Aunque actualmente no tienen planes para otros parques eólicos, Isaksen señaló que su empresa está considerando Japón, Hawái y California como los próximos posibles hogares de estos generadores de energía renovable.

Etiquetas

Compartir en redes sociales

Participe y comente esta publicación